Cómo Preparar un Té Helado

FORMAS DE PREPARAR UN TÉ HELADO

 

Para preparar un té helado es recomendable que el té sea de calidad y el agua sea agua mineral natural (si en tu zona el agua del grifo no es de buena calidad).

1- Preparar té helado de manera rápida

Preparar el té de la manera habitual poniendo solamente la mitad del agua. Con esto conseguimos que se concentre la infusión Conviene respetar los tiempos de infusión (en el blog hay una tabla de tiempos). No intentes alargar la infusión para conseguir más sabor. Esto se consigue con la cantidad de té. SI lo quieres más intenso, añade más té.

Una vez tenemos nuestra infusión concentrada, es el momento de endulzar el té (si lo quieres así). Si lo haces con el té frío, te costará más disolver el azúcar/edulcorante.

Pon hielo, así conseguiremos enfriar la infusión sin que quede aguada. ¿Recuerdas? Preparamos  nuestro té con la mitad de agua precisamente por este motivo.

Adorna o añade fruta: limón, naranja, piña…

¡Disfruta tu té helado! 

2- Preparar té helado por maceración

Preparar un té refrescante y rebosante de sabor. Uno de los encantos de los tés fríos es que la bebida se puede preparar por maceración, aunque por supuesto podemos seguir optando por la infusión en la que es preciso calentar el agua. En concreto, cuando preparamos un té en caliente, el proceso es más rápido y la extracción de polifenoles, así como antioxidantes y teína, resulta más completa. En cambio, el agua fría, aunque el proceso es más lento, le confiere gran intensidad. A esto se añade que muchos principios activos amargos, como los taninos, no son solubles en agua fría. Por lo tanto, obtendremos una bebida suave y perfecta para los tés helados.

Por supuesto, requiere una buena previsión, pues necesita una maceración de unas doce horas. Para ello se pueden aprovechar las horas nocturnas de cara a completar el proceso:

En primer lugar es necesaria una jarra grande de cristal ,para mayor comodidad, este recipiente puede llevar incorporado el filtro.

Echar entre 5 y 7 cucharadas (de postre) del té o de la infusión que hayamos escogido.

Debemos llenarla de agua y guardarla en la nevera. Es importante que preparemos un té más concentrado de lo normal, puesto que posteriormente le añadiremos los hielos deseados y no es recomendable que su sabor quede aguado.

En cuanto al endulzante, podemos agregarle miel, estevia, azúcar, panela o… nada. También a gusto del consumidor.

No debemos olvidar que el té, una vez que lo preparemos, debemos consumirlo en un plazo máximo de 24 horas.

Como consejo, suele preparase esta bebida fría con tés aromatizados, que tengan agregado de esencia de fresas, bergamotas, piña o cereza.

3- Preparar té por infusión

Llenar el hervidor con agua y llevarla al punto de ebullición dependiendo del té seleccionado.

Colocar en un filtro ancho 1-1; añadir media cucharadita de té por taza (3 gramos por taza. Es algo más que un té normal por ser un té helado teniendo en cuenta el hielo) en una tetera y verter el agua sobre el té. Así la hoja al mojarse tendrá espacio para abrirse y pueda realizar una infusión adecuada y homogénea.

Dejar en infusión durante los minutos precisos dependiendo del tipo de té. (Tiempos de infusión en la tabla que está en este blog.)

Una vez transcurrido este tiempo, retirar el filtro para detener la infusión.

Llenar una jarra y dejar enfriar fuera de la nevera durante 15 min.

Dejar el té en nevera durante 1 hora para obtener un té helado.

Aconsejamos preparar esta bebida con tés aromatizados que tengan esencias de frutales, cítricos y tropicales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
0
Su Carrito